Abrir una cuenta bancaria en España

Abrir una cuenta bancaria en España

El procedimiento para abrir una cuenta bancaria en España y recibir transferencias entrantes desde el extranjero depende del banco y de su país de origen. Incluso las diferentes oficinas del mismo banco pueden tener, en la práctica, diferentes criterios cuando se trata de aceptar o rechazar dinero. AvaLaw estará encantado de ayudarle a elegir el banco más conveniente para usted, teniendo en cuenta su origen y situación personal.

Cómo abrir una cuenta bancaria en España

Si usted es un ciudadano europeo o nacional de otros países que los bancos no consideran «riesgosos», solo deberá presentar un pasaporte válido e información básica sobre cómo se ganó u obtuvo el dinero.

El NIE no es necesario para abrir la cuenta, aunque algunos bancos lo soliciten. En otros casos, además del pasaporte, normalmente deberá mostrar la documentación, traducida al español, sobre el origen de los fondos que se llevarán a España en el futuro.

En el caso de las empresas, la documentación puede consistir, por ejemplo, en los balances más recientes de la empresa. 

En particulares, los ejemplos de los documentos solicitados con frecuencia incluyen declaraciones de impuestos, estados de cuentas bancarias, contratos de trabajo, contratos de préstamo y documentos relacionados con la venta de propiedades, según corresponda en su caso. En cualquier caso, AvaLaw puede ayudarlo con la documentación necesaria para abrir una cuenta bancaria en España y traer los fondos de forma segura, sin demoras ni sorpresas.

Si eres una persona nacida en Europa, cualquier banco comercial servirá. Simplemente asegúrese de que no le cobren altas comisiones por recibir transferencias del extranjero (Grandes bancos internacionales con oficinas en España normalmente cobran hasta un 0.5% por recibir transferencias de más de 50.000 euros) o por emitir los cheques bancarios usados para pagar el precio de venta (Los bancos pueden cobrar, de nuevo, hasta el 0.5% del valor de los cheques). Otros bancos no cobran nada, o casi nada, por este tipo de transacciones. La mayoría de los bancos están dispuestos a negociar sus comisiones – si es antes de realizar las transacciones, claro.

Si no eres nacional Europeo e inviertes a través de una estructura de compañía internacional, o si el dinero viene de paraísos fiscales u otros países que son considerados de riesgo por los bancos y autoridades de anti-blanqueo de capitales, la elección de banco se vuelve una decisión mucho más crucial. En este caso debería escoger un banco y sucursal que tenga experiencia trabajando con operaciones y clientes similares. Puedes pedir recomendaciones de agentes inmobiliarios, firmas de abogados como Avalaw u otros profesionales que tratan continuamente con inversiones extranjeras.

La manera más fácil y más segura de pagar por el precio final de venta es llevar un cheque bancario certificado emitido por un banco español ante el notario en la fecha de la firma, y cambiar el cheque por el título de transmisión y posesión de la propiedad. Cheques emitidos en el extranjero no se pueden usar, y no es recomendable hacer una transferencia bancaria al comprador antes de recibir el título de propiedad. Después de completar la compra, futuros costes recurrentes (como suministros, gastos de propiedad, etc.) serán pagados directamente desde tu cuenta española.

¿Tiene más dudas? Contacte con nosotros para una primera consultoría gratuita y personalizada. 

Por favor, contáctenme vía:

EmailPhoneWhatsApp