Asesoría Fiscal y Contable en España.

Clientes de los cinco continentes

El 80% de clientes llegan a través de recomendaciones de clientes satisfechos o colaboradores

Departamento dirigido por el ex-director de la Asociación de Española de Asesores Fiscales

España no es un paraíso fiscal, pero siempre se puede hacer algo para pagar menos impuestos.

Para minimizar la carga fiscal para ti y tu compañía, necesitas un buen asesor fiscal de habla inglesa que lo prepare todo, y después un buen contable que hable inglés para que pueda continuar bien trabajo diariamente.

Estaremos encantados de contarte todo lo que necesitas saber respecto a las leyes fiscales internacionales, subsidios, programas gubernamentales con impuestos reducidos para ciertas actividades, residencia fiscal, impuesto sobre el patrimonio en España, la ley Beckham, las normas contables españolas, y cualquier otro tema que pueda interesarte a ti o a tu negocio.

Preguntas Frecuentes

1.1. Reducción del ITP

En muchas comunidades autónomas una compañía que opere en el negocio inmobiliario tiene el derecho de rebajar el ITP. Por ejemplo, en Barcelona y el resto de Cataluña, puedes obtener un descuento del 70% del impuesto de transferencia si se cumplen los siguientes requisitos:

– La propiedad ha sido adquirida por una compañía que tiene como actividad principal la promoción inmobiliaria.
– La propiedad es únicamente para uso residencial.
– La propiedad se vende dentro de un plazo de cinco años a partir de la compra.
– La propiedad no será alquilada.
– Se siguen las reglas de contabilidad específicas (por ejemplo, la propiedad se define como un activo corriente en lugar de un activo fijo).

1.2. Reducción del impuesto de sociedades, si son más de ocho unidades por tres años

Para una empresa, la principal actividad comercial es alquilar apartamentos ubicados en España, el gobierno ofrece la posibilidad de reducción de impuestos corporativos. Si se cumplen los siguientes requisitos, la empresa puede tener derecho a un descuento del 85% del impuesto de sociedades:

– El número de apartamentos a alquilar debe de ser de 8 o más
– Los apartamentos permanecen arrendados por al menos 3 años

1.3. SOCIMI

SOCIMI es una regulación fiscal especial para las empresas inmobiliarias cotizadas en España. Para que se apliquen las regulaciones de la SOCIMI, la empresa debe invertir al menos 5 millones de euros en propiedades inmobiliarias. Además, hay otros requisitos estrictos que deben cumplirse. Las regulaciones de la SOCIMI ofrecen una tasa de impuesto de la empresa del 0% para estas entidades.

1.1. Impuesto sobre la Renta de No Residentes

Si estás en España menos de 6 meses (183 días) al año, estarás considerado como no residente en España y solo pagarías por impuestos por la renta obtenida aquí y por los bienes que tienes en territorio español.

 

1.2. Impuesto de Sucesiones y Donaciones

Cuando un no residente en España hereda, el heredero está sujeto a pagar Impuesto de Sucesiones por los bienes que recibe en herencia en España bajo la ley del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, también conocido como ISD. Además, otros no residentes españoles están sujetos a pagar impuesto sobre donaciones al recibir bienes localizados en España.

El Impuesto de Sucesiones y Donaciones es un impuesto nacional y progresivo. Sin embargo, cada región tiene el derecho de aumentar o disminuir la carga fiscal. Además, la cantidad de impuestos a pagar depende de la relación con el fallecido.

 

1.3. La “ley Beckham”

El regimen especial tributario para gente que se traslada a vivir en España por trabajo fue apodado la “ley Beckham”. Como el nombre sugiere, este régimen especial se preparó durante el tiempo que el jugador de futbol David Beckham fue contratado por el Real Madrid FC en 2003. “Milagrosamente” consiguió ahorrar un 25% en la declaración de la renta gracias a esta ley. El objetivo de este régimen no era solo atraer jugadores de futbol, si no trabajadores altamente valorados, como científicos, investigadores, directores, etc. En realidad, deportistas están completamente excluídos de la aplicación de esta ley.

La esencia de la ley es que cuando te trasladas a España para trabajar aquí, tienes la opción de tributar como no residente el año fiscal en el que adquieres tu residencia fiscal y los siguientes cinco años. Sin la ley Beckham, te conviertes automáticamente en residente fiscal si resides en España durante más de 6 meses al año.

Si decides acogerte al régimen Beckham, en lugar de tributar como los residentes con un porcentaje entre el 19 y el 45% de tu renta global, tributarás en España bajo el régimen de no residentes con un tipo impositivo menor. Este tipo impositivo es del 25% de la renta neta hasta 600,000 euros; y 45% para renta neta por encima de los 600,000 euros.

Para resumir, el régimen Beckham será favorable si tu salario neto está entre los 60.000 y 600.000 euros al año.

Otra ventaja del régimen Beckham es que en cualquier impuesto sobre el patrimonio que pueda existir en algunas partes de España no se aplicaría a cualquier patrimonio que tengas fuera de España. El régimen Beckham también te libera de la obligación de rellenar el famoso modelo 720, ese que todos los residentes en España tienen que rellenar para informar a las autoridades sobre cualquier bien que tengan fuera de España.

Los tres requisitos para poder acogerse a la ley Beckham y seguir siendo no residente son:
• No has sido residente en España en los últimos 10 años.
• Has venido a España a trabajar en una compañía española, y ni tú ni ningún miembro de tu familia son propietarios de más del 25% de la empresa en total.
• Solicitas acogerte al régimen en los seis meses siguientes depués de que tu contrato de trabajo haya sido formalizado.

 

1.4. Impuestos al comprar o poseer una propiedad en España

La compra de la propiedad: El tipo y cantidad de impuestos que se han de pagar en el momento de la compra dependen de la comunidad autónoma donde compres, además del tipo de propiedad que compres:
– vivienda vs. locales de negocio;
– nueva obra vs. segunda mano;
– propiedad para uso privado vs. propiedad para uso de una sociedad.

Cada caso es diferente, y en lugar de explicar todas las variantes aquí, estaremos encantados de calcular los impuestos que se hayan de pagar de manera gratuíta. No dude en
contactar con nosotros.

Una vez tú o tu compañía seáis el propietario legal de la propiedad, está requerido pagar un Impuesto de Bienes Inmuebles. El tipo impositivo varía según la región.
Si alquilas la propiedad, deberá pagarse un impuesto sobre la renta obtenida del alquiler. Para los residentes europeos el tipo impositivo es del 19% sobre los ingresos netos; para no residentes en Europa el tipo impositivo es 24% sobre los ingresos brutos.

Si la propiedad permanece vacía (no hay nadie viviendo allí y no se alquila), un pequeño impuesto de segunda vivienda de unos cientos de euros anuales (dependiendo del valor catastral de la propiedad) se aplica sobre la propiedad.

1.5. Impuesto sobre el Patrimonio y otros bienes en España

En ciertas comunidades autónomas, si posees bienes en España de más de 700.000 euros por persona al final del año, puede que estés sujeto a Impuesto de Patrimonio. Como no residente, no estás sujeto a pagar por los bienes que tienes fuera de España.

1.1. Impuesto de la Renta de las Personas Físicas

Al igual que en muchos países, el impuesto más común que se ha de pagar en España es el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, también conocido como IRPF.

Se debe pagar impuestos por:

– Rentas derivadas del trabajo (salarios, pensiones)
– Rentas derivadas de los ahorros (dividendos, intereses, etc.)
– Rentas obtenidas de la actividad económica (generadas en mayor manera por empresarios autónomos)
– Rentas por ganancias o pérdidas patrimoniales (derivadas de transmisiones patrimoniales)

Una persona que reside en España está obligada a presentar la declaración del IRPF, a excepción de las personas con bajos ingresos. El nivel que determina qué son bajos ingresos se determina anualmente, y en España es de 22.000 euros anuales en 2018.

Cuando se sobrepasa este límite, la cantidad a pagar varía anualmente y es diferente según la comunidad autónoma. Siempre es progresivo (cuanto más se cobra, más alto es el tipo impositivo) y típicamente va desde el 20 al 50%.

 

1.2. Impuestos al comprar una propiedad en España

La compra de la propiedad: El tipo y cantidad de impuestos que se han de pagar en el momento de la compra dependen de la comunidad autónoma donde compres, además del tipo de propiedad que compres:
– vivienda vs. locales de negocio;
– nueva obra vs. segunda mano;
– propiedad para uso privado vs. propiedad para uso de una sociedad.

Cada caso es diferente, y en lugar de explicar todas las variantes aquí, estaremos encantados de calcular los impuestos que se hayan de pagar de manera gratuíta. No dude en
contactar con nosotros.

Una vez tú o tu compañía seáis el propietario legal de la propiedad, está requerido pagar un Impuesto de Bienes Inmuebles. El tipo impositivo varía según la región.
Si alquilas la propiedad, deberá pagarse un impuesto sobre la renta obtenida del alquiler. Para los residentes europeos el tipo impositivo es del 19% sobre los ingresos netos; para no residentes en Europa el tipo impositivo es 24% sobre los ingresos brutos.

Si la propiedad permanece vacía (no hay nadie viviendo allí y no se alquila), un pequeño impuesto de segunda vivienda de unos cientos de euros anuales (dependiendo del valor catastral de la propiedad) se aplica sobre la propiedad.

1.3. Impuesto de Donaciones

Estás pensando en enviarle dinero o comprar un apartamento en Barcelona a tu hijo o a tu amigo especial? Ten en cuenta que no es gratis en España, el Impuesto de Sucesiones y Donaciones se puede aplicar. Este impuesto es regional y depende de la comunidad autónoma. En la mayoria de comunidades, si preparas las escrituras correctamente ante notario, en el tiempo estipulado, y siguiendo el procedimiento paso a paso, es posible conseguir un ahorro significativo. En Cataluña por ejemplo, deducciones podrían aplicarse cuando los padres compran el primer apartamento para su hija o hijo para que ellos vivan allí.

 

1.4. Impuesto de Sucesiones

En referencia a la herencia, puedes llevar a cabo un plan fiscal cuidadosamente elaborado teniendo en cuenta tu situación actual, pero ten en cuenta que las leyes que se aplican a la herencia son las que se ponen en funcionamiento cuando lo inevitable pasa. Y, sí, las leyes respecto a sucesiones cambian frecuentemente. Además, la localización de los bienes, el país de residencia del fallecido y el país de residencia del heredero en el momento del fallecimiento pueden afectar a los impuestos que deberían pagarse significativamente.

Hay una cosa que no cambia y que te recomendamos encarecidamente si tienes propiedades en España: Haz un testamento español para tus propiedades aquí. Puede ser un instrumento de planificación fiscal, y en cualquier caso ahorra tiempo, dinero y dolores de cabeza futuros para tus herederos cuando intenten registrar las propiedades en su nombre.

 

1.5. Impuesto Patrimonio

En ciertas comunidades autónomas, si posees bienes valorados en más de 500.00 – 800.000 euros al acabar el año, estás sujeto a pagar Impuesto de Patrimonio. Como residente de España, deberás tributar por tus bienes en todo el mundo.

 

1.6. El famoso Modelo 720

Si eres residente en España, estás obligado a declarar tus bienes fuera de España usando el modelo 720 anual en el caso de que el valor de los bienes por cateogoría (cuentas bancarias, dividendos, propiedades, etc.) exceda los 50.000 euros.
El 720 no implica ningún pago de impuesto, es un modelo meramente informativo al gobieron de España. Si eres residente en España y no rellenas el modelo 720, las multas pueden ser muy altas.

La regla principal es que te conviertes en Residente Fiscal en España cuando permaneces en España durante más de 6 meses (183 días) durante el año natural, y/o cuando en general tienes el centro de intereses vitales aquí.

No existe un registro que te asigne la residencia fiscal automáticamente. Serás  el que deberás aplicar las reglas de resindencia que creas convenientes y declares cuando te conviertas en residente fiscal. El país que no esté satisfecho con tu declaración (el que te esté perdiendo como residente fiscal), es probable que pida pruebas de que tu declaración es correcta.

Si vives y trabajas permanentemente en un país, tienes una residencia allí, tu familia vive allí, y eres miembro de un gimnasio local no hay mucho más que puedas hacer.

Es posible que tuvieras oportunidad de beneficiarte de planificación fiscal en los siguientes casos:

1. El año en el que te has mudado y estás pasando de una residencia fiscal a otra (deberías trasladarte en Junio o Julio? antes o después del límite de 6 meses?)
2. Si viajas mucho, trabajas en diferentes países, tienes familia y propiedades en muchos países, etc.

La queja más común hacia los asesores fiscales en general es que nunca recibes una respuesta sencilla a una pregunta sencilla. La respuesta será siempre “Depende”. Vamos a dejar claro de una vez por todas de qué depende.

Perfil de riesgo
Puede ser que tú quieras ir a lo seguro y pagar los máximos impuestos posibles – o en otras circunstancias, cuando la cuestión depende de la interpretación que se le de, puedes escoger una planificación fiscal más agresiva.
Es común encontrar asesores fiscales que son muy agresivos por naturaleza, o asesores fiscales que son conservadores por naturaleza. Un buen asesor fiscal no es ninguno de los dos – o puede ser ambos: Entiende el riesgo del cliente y hace las recomendaciones adecuadas.

Geografía
Las reglas para los residentes fiscales en España son diferentes a las reglas que sólo se aplican a los residentes de la Unión Europea, y éstas son diferentes a las que se aplican a gente que vive en países fuera de la Unión. Además, existen convenios para evitar la doble imposición en algunos países mientras que en otros no tenemos ninguno.

En España tenemos tres niveles de impuestos: Estatal, comunidad autónoma y municipal.

Ejemplo: Una simple cuestión: “Tengo un apartamento en España y lo alquilo ¿Cuánto debería pagar?” Bueno, un propietario viviendo en Nueva York con una propiedad en Madrid no paga lo mismo que un propietario viviendo en Londres con una propiedad en Barcelona.

Negocio o placer
Los bienes que pertenecen a una empresa normalmente tienen un régimen fiscal más favorable que los bienes que pertenecen a una persona física. Así que ¿Por qué no constituir una empresa en lugar de tener bienes en mi nombre? Esto puede que haya funcionado en el pasado, pero en los últimos años el panorama ha cambiado mucho en España e internacionalmente. Necesitamos entender si lo que haces en España, por ejemplo para adquirir una propiedad, es por negocios o placer. Si realmente es por negocios podemos hacer una planificación fiscal para negocios. Si no, constituir una estructura vacía sin una razón económica detrás únicamente para evadir impuestoes es una mala idea.

Circunstancias personales
Impuestos están relacionados con el mundo real, empresas reales y personas reales, que tienen diferentes objetivos y situaciones.

¿Tienes más dudas? Contacta con nosotros para una primera consultoría gratuita.

Por favor, contáctenme vía:

EmailPhoneWhatsApp

Mira nuestros vídeos sobre planificación fiscal y contabilidad.

alejandro puyo

Hola, me llamo Alejandro.

Estaré encantado de ayudarle y contestar a cualquier pregunta sobre temas relacionados con fiscalidad y contabilidad.